Make your own free website on Tripod.com
   
 
 

 

 

 

 

 

 

Firma  mi Libro de Visitas / Sign my Guestbook

 

 

 

  

 

 

Haz clic para escuchar a Einstein enunciando su famosa formula

 

 

En 1915, Einstein descubre también que el universo se curva en presencia de la materia. Propone que se haga un experimento en el cual se fotografiaran las estrellas que normalmente se ven por la noche y que después de un eclipse se vuelvan a fotografiar, con esto se mostrará que las estrellas están en otro lado porque la luz de dichas estrellas se desvían al pasar junto al sol. Para 1919 dos astrónomos ingleses realizaron una expedición a la costa de  Brasil y África Occidental para presenciar un eclipse total de sol. Los resultados fueron acertados. Einstein había calculado incluso el arco de desviación.


 
    Con esto descubre que la gravedad no se debe a la masa de los cuerpos por atraerse unos a otros sino por la curvatura del espacio-tiempo y que la gravedad es equivalente a la aceleración que se imprima a un cuerpo.

        Entonces, Einstein concluye que  existe una cuarta  dimensión en el espacio y  esa dimensión es el tiempo. Entonces vivimos en un espacio-tiempo cuatridimensional en donde los sucesos son un punto de tres dimensiones (largo, ancho y profundidad)  y una dimensión más: el tiempo. 
 

        El universo en este sentido tiene un aspecto que no es curvado como una esfera, sin bordes ni fronteras sino como una silla de montar determinado por la geometría de Riemman.
 

     Otro aspecto interesante con el tiempo es la contracción de éste debido a la  presencia de la gravedad o velocidad de un cuerpo, de manera que todo sistema rítmico se verá afectado en presencia de la frecuencia afectada por la gravedad o la velocidad (efecto Doppler), de modo que  los relojes por ejemplo se atrasarán o se adelantaran dependiendo el punto de referencia. Entonces los sistemas, mecánicos, atómicos y biológicos serán afectados puesto que son sistemas rítmicos. Esto es un efecto universal. 

       De aquí se desprende la llamada paradoja de los gemelos. Uno de los hermanos se queda en la tierra y despide a su hermano gemelo que hará un viaje interestelar a una velocidad cercana a la de la luz, cuando regrese, dependiendo la duración de su viaje, su hermano que se quedó en la tierra estará mucho mayor o probablemente ya ni siquiera exista la humanidad mientras que para él solo habrá pasado unos meses o unos cuantos años.
 

     La ecuación que descifra  dicha variación del tiempo al menos para el hermano que estaba en la nave está dada por: 

 

 

Donde v es la velocidad elevada al cuadrado, y c la velocidad de la luz elevada al cuadrado.
 

      Lo más sorprendente es que los experimentos realizados han dado la razón a Einstein.

 

 

 

 

 

 

 

 

La presente información solo es con fines de divulgación cutural o educativa y no persigue ningún lucro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Hoffman Banesh, Einstein.
  • Hacyen Shahen, Realtividad para Principiantes
  • ing elit, sed diam