Make your own free website on Tripod.com
   
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La presente información solo es con fines de divulgación cutural o educativa y no persigue ningún lucro

 

 

Firma  mi Libro de Visitas / Sign my Guestbook

 
 

Por Alejandro González Iñárritu.

 

 


Tal vez todos absolutamente todos los que vivimos en esta ciudad, necesitemos unos días, unos meses y algunos hasta unos años solos. Solos como venimos, solos, sin nuestra novia, esposa, amiga, amigos, sin hermana, sin hermanos sin jefe de trabajo, sin horarios, ni presiones, ni humos, ni olores ni tumultos desagradables. 

Todos necesitamos estar solos, aunque sea por una vez en nuestras vidas. Solos, solos en donde se juntan la arena el mar y el cielo. Y yo... siempre he creído que hay algo respecto a los genios que se aparecen en las botellas. Creo profundamente que hay más allá que esta en ocasiones insoportable era de la razón. Creo más en lo que no veo que en lo que veo.

  

Como Mouns Houssen, creo que el poder de los sueños y la imaginación te pueden librar de cualquier batalla que te presente la realidad. Creo que el arte en general pero en especial la música y el cine nos hacen llegar a un punto en donde sentimos, creemos y confirmamos que la realidad muchas veces está subordinada por la fantasía. Y esto es verdad hasta que no lo creamos. Y lo más maravilloso es que la música nos hace estar en la más absoluta realidad sin enloquecernos o con los pies en la tierra como se diría pero sin dejar de disfrutar de la fantasía y magia de la misma realidad. Por...dura que sea esta realidad.

 

 

Creamos con ellas y queremos un realismo fantástico, una realidad encantada, con brujos y brujas, con malos y buenos, con escaleras de mármol en forma de caracol que van hacia el cielo con Etruscos incrustados. Pero creo que ya me he salido del tema. El caso es que para mi la música siempre ha sido un factor vital en mi existencia, y no digo importante sino un factor vital, de vida o de muerte, pues asi como la flor necesita del sol y el viento hay personas que para vivir necesitan la música. Sin más explicación, simplemente la necesitamos.

La música muchas veces me ha llevado a cambiar radicalmente de dirección en mi vida y me ha ayudado a tomar decisiones y soportar situaciones difíciles a disfrutar una buena copa con un amigo y etcétera, etcétera.

Me atrevería a decir que le he hecho más caso a la música a lo largo de mi vida que a cualquier persona importante en mi vida. Incluyendo mis padres. Y esto es porque pienso que la música es como una especie de conciencia algo realmente casi divino, es parte guía y parte juzga: te hace sentir bien cuando lo mereces, y mal cuando también tú te lo mereces. 

La música en sus caminos por la conciencia va limpiando asperezas, va soplando y va entibiando viejas heridas y las va curando. Y otras veces la música cual cuchillo en el cerebro y en el alma desgarra sin misericordia y destroza esperanza y juicio y se va... inmediatamente contra el recuerdo que reposa en paz muchas veces y bastan unas notas musicales para intranquilizarlo y llevarlo al borde del suicidio. 

 

 

 

 

Esta sección consta de 3 partes

 

 

 

Vangelis Tules Chiens, músico favorito de el "negro" Gonzalez.

 

 

 

 Bienvenido a Magía Musical