Make your own free website on Tripod.com
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Haz clic para escuchar a Einstein enunciando su famosa formula

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[Ws4FpEx]

 

  

El velero es el que habla en nombre de la Tierra
Por  Mauricio Ordóñez Servín


 
En poco tiempo todo está listo para el despegue. La nave sale de la   atmósfera terrestre, y es dirigida y controlada desde Cabo Cañaveral por la NASA. Si hay algún imprevisto la nave estará controlada para continuar con la misión. Salida de la Nave

 
Piloto
El tripulante tiene ahora una  temperatura de  (-196° ) centígrados,   la   temperatura   "ideal " para  la  conservación  del  cuerpo  celular humano.  Solo cuando "despierte" el piloto podrá comunicarse con la Tierra y la señal llegará en 4 años a ésta y la nave llegará unos días después.

 

 Cuando solo faltan 2 días para el encuentro de la nave con el velero, automáticamente es resucitado el Ingeniero y comienza la maniobra. Cuando localiza el velero solo faltan 100 mil km. para llegar a él, pero de pronto, en la ventana de la computadora aparece un mensaje:
 
 

Alguien, no sabemos quién ni porqué
lanzó en clave un código de informa_
ción de la Tierra a Alfa y los invaso_
res nos descubrieron y atacaron.
La fuerza de coalición Terrestre res_
pondió al ataque y fuimos  obligados
absurdamente a lanzar la bomba final,
la bomba nuclear más  poderosa  que
jamás haya construido el  hombre.
Ahora no solo desapareció el género
humano, ha desaparecido también su
propio y único hogar -La Tierra-.
Este mensaje fue  enviado  unos  días
después del despegue de la nave.
Ahora tú y el velero hablan  para  el
Universo en Nombre de la Tierra.
   Atte. La NASA.
Morris

 
 
Morris muerto de cólera y  decepción sabe que ya no hay lugar ni casa para él. Vuelve a criogenizarse programando su nave con dirección al núcleo de Alfa y fundirse a 15.000.000° centígrados de calor. Unas horas después ya no habrá más humanos en el Cosmos y solo el velero será el que hable...en nombre de la Tierra.
 

FIN

  La imaginación no tiene limites,
pero quien piensa a lo grande,tiene
que equivocarse a lo grande.

 

  © 1991-2002 Mauricio Ordóñez, Made in México